domingo, 17 de julio de 2011

Quítele el cascabel al gato

Acabo de leer un aviso publicitario relacionado con las chapitas identificatorias para gatos.

Entre otras cosas, ofrecen collares con un cascabel.

Señor "dueño" de un gato: NO LE PONGA UN CASCABEL AL GATO.

Los gatos son animales sigilosos, que se desplazan sin hacer ruido alguno.
Si usted le pone un cascabel al gato estará atentando contra su naturaleza, y lo más probable es que el animal termine estresado.
El gato se fastidia y enoja al no poder moverse sin hacer ruido.
(Si su gato tiene puesto un cascabel, pruebe a sacárselo, y verá cómo cambia de carácter.)

La excusa de que teniendo un cascabel en el collar "avisa" a los pajaritos no debería importarle en estos casos. La cacería es un acto instintivo. El gato no puede evitar sentirse tentado por sus presas naturales: las aves y los roedores.

No lo digo porque no me gusten los pájaros, al contrario, me fascinan.
Amo a los animales, que para mí son mis prójimos.
Si usted mira mi perfil y los varios artículos que he escrito acerca de los animales, se dará cuenta de que lo digo en serio.

No le ponga un cascabel al gato, por favor.
En nombre de su gato, gracias.


¡Ah!, además, los collares para gatos tienen que ser de elástico, para que puedan soltarse si se enganchan durante alguna correría o trepada.